C asa de veraneo: las pocas zonas donde comprarla es rentable

29 JUN 2018 12:21 h

Todos hemos soñado alguna vez en ser propietario de una casa en la playa o montaña para ir a pasar las vacaciones. Una segunda vivienda supone elevados gastos y puede resultar una mala inversión. Destacamos los pocos municipios costeros donde sí es rentable adquirir una casa de vacaciones.

Caso 1: Si compras y no vendes

El precio medio de alquiler de una vivienda de aproximadamente 85 m2c en un municipio de la costa nacional es de 628 €/mes y el ticket medio de compraventa de 127.310 €. Si consideramos que se disfruta la casa de vacaciones dos meses al año y además se alquila a veraneantes cuatro meses más, con el aporte obtenido del alquiler se necesitarían de media 34 años para amortizar la inversión.

El tiempo necesario para recuperar la inversión únicamente con el alquiler (siguiendo la estrategia de alquilar seis meses al año) es mucho menor en ciertas zonas. Es el caso del municipio costero de Almazora (70km al norte de Valencia) donde el bajo importe de adquisición de un piso de tamaño medio-grande (aprox. 120m2c) y el elevado alquiler para esta tipología reduce el número de años para amortizar la inversión a 13,4 años. En Lepe (Huelva) y Sueca (Valencia) se puede amortizar la compra de un piso de +-85m2c en menos de 20 años.

En el otro extremo, existen ciudades donde nunca se recuperaría la inversión alquilando el activo inmobiliario (+-120m2c) seis meses al año, como por ejemplo San Sebastián (61,9 años) Santander (53,8 años) o La Coruña (50,6 años). Para hacer una inversión adecuada en estas zonas, sería necesario aplicar alquiler tradicional o vacacional.

Caso 2: Si compras y vendes la vivienda a los diez años

Pongámonos en la piel de un comprador que quiere disfrutar de su casa de verano a razón de dos meses al año, alquilarla cuatro meses más, y posteriormente venderla a los 10 años. Al incluir en el cálculo la plusvalía de la venta futura, se detectan patrones interesantes.

En Almazora (Castellón), las predicciones son que al comprar un piso de aproximadamente 120m2c ahora y venderlo en diez años, se recuperaría el 100% de la inversión e incluso se obtendría un beneficio con las plusvalías esperadas de la venta. En los municipios de Castellón de la Plana y Tarragona, gracias a las plusvalías esperadas de la venta, un piso de unos 85m2c se amortizaría en su totalidad en diez años pero sin apenas beneficio.

Al comprar una vivienda de aproximadamente 85m2c en Gavà, Valencia o Motril, uno estaría perdiendo hasta el 20% de su inversión al vender la casa a los 10 años. En municipios como Torrox, Alcudía o Pollença, perdería hasta el 80% siguiendo el modelo de uso descrito arriba (alquilando seis meses al año).

Recomendaciones

Existen diversas formas de rentabilizar un inmueble, desde el alquiler tradicional hasta el vacacional o la venta con plusvalías. Este artículo se refiere únicamente a rentabilizar una segunda vivienda sin que sea muy laborioso para el comprador.

Como estrategia de inversión inmobiliaria, por lo general no recomendamos adquirir una casa de veraneo para uso personal incluso si la idea es venderla a los 10 años, salvo en determinadas localizaciones y dependiendo el tipo de vivienda. Ambos casos analizan rentabilidades brutas sin incluir gastos de escrituración y transmisión, de mantenimiento, gastos de la comunidad e imprevistos que supone una segunda vivienda.

Fuente: El Mundo

Lorem Ipsum is simply dummy text of the printing and typesetting industry. Lorem Ipsum has been the industry’s standard dummy text ever since the 1500s, when an unknown printer took a galley of type and scrambled it to make a type specimen book.

Contrary to popular belief, Lorem Ipsum is not simply random text. It has roots in a piece of classical Latin literature from 45 BC, making it over 2000 years old. Richard McClintock, a Latin professor at Hampden-Sydney College in Virginia, looked up one of the more obscure Latin words, consectetur, from a Lorem Ipsum passage, and going through the cites of the word in classical literature, discovered the undoubtable source.

This Post Was Built With Fusion Page Builder!

Lorem Ipsum comes from sections 1.10.32 and 1.10.33 of «de Finibus Bonorum et Malorum» (The Extremes of Good and Evil) by Cicero, written in 45 BC. This book is a treatise on the theory of ethics, very popular during the Renaissance. The first line of Lorem Ipsum, «Lorem ipsum dolor», comes from a line in section 1.10.32.

There are many variations of passages of Lorem Ipsum available, but the majority have suffered alteration in some form, by injected humour, or randomised words which don’t look even slightly believable. If you are going to use a passage of Lorem Ipsum, you need to be sure there isn’t anything embarrassing hidden in the middle of text. All the Lorem Ipsum generators on the Internet tend to repeat predefined chunks as necessary, making this the first true generator on the Internet. It uses a dictionary of over 200 Latin words, combined with a handful of sentence structures, to generate Lorem Ipsum which looks reasonable.